El autocuidado es una habilidad esencial para la supervivencia

Autocuidado

El autocuidado es una habilidad esencial para la supervivencia. El autocuidado se refiere a las actividades y prácticas que podemos realizar regularmente para reducir el estrés y mantener y mejorar nuestra salud y bienestar a corto y largo plazo. 

El autocuidado es especialmente importante en el entorno actual. Nuestra longevidad como sociedad nos esta invitando a que reflexionemos y entendamos cada día sobre el autocuidado.

«Al igual que en un avión, hay que ponerse primero la propia máscara de oxígeno antes de intentar ayudar a los demás». 

¿Por qué cuidarse? 

Personalmente el cuidarme me ha ayudado a:

  • Identificar y gestionar los retos generales durante este tiempo de Covid-19, incluyendo el distanciamiento social, la crianza de los hijos, la educación en casa y el aislamiento de los demás.
  • Ser consciente de mis propias vulnerabilidades personales y programar tiempo y espacio para estar conmigo misma. Tratarme con compasión me ha ayudado a extender la compasión a otros también.

Y lo siguiente lo he experimentado, pero estoy segura que a ti también te va a ayudar.

  • Conseguir un mayor equilibrio en tu vida, manteniendo y mejorando la atención que aportas a tu vida, y lo que tiene sentido en tus circunstancias actuales. Todos nos enfrentamos a nuevos retos. La mayoría de nosotros no ha tenido un cambio tan importante, tan rápido.
  • Vivir una vida más «en el cuerpo», en la que seas más capaz de regular tu propio sistema nervioso, estar presente para ti y para los demás, desarrollar límites más sanos y vivir una vida más auténtica.

Objetivos del autocuidado

El autocuidado consiste en mejorar tu bienestar general. Hay objetivos comunes a casi todos los esfuerzos de autocuidado:

  • Cuidar la salud física y psicológica
  • Controlar y reducir el estrés
  • Satisfacer las necesidades emocionales y espirituales
  • Fomentar y mantener las relaciones
  • Lograr el equilibrio entre las actividades actuales, las responsabilidades y las necesidades personales.

¿Cómo desarrollar tu plan de autocuidado?

  1. Identificar los factores de estrés
  2. ¿Que apoyo emocional tienes? amigos, familia, pareja
  3. Actividad física
  4. Comidas saludables
  5. Permanecer mas en el momento presente.

En esta época de estrés sin precedentes, todo el mundo se ha tenido que adaptar rápidamente, ahora que parece que todo se esta relajando es buen momento para que ajustes tus expectativas.

Evalúa tus estrategias actuales de autocuidado.

Normalmente, algunos hábitos menos favorables se reafirman en momentos de incertidumbre y estrés. La autocompasión es importante. No te machaques, piensa en hábitos. 

Explora alternativas a tus estrategias menos útiles.

Destaca las estrategias y recursos que utilizas, o has utilizado en el pasado, para ayudarte a mantenerte centrado y resistente. Anótalos para tener un recordatorio cuando tengas problemas para acceder a tus recursos habituales.

Para la actividad física, hay muchos cursos gratuitos online que incluyen ejercicios, yoga, prácticas de movimiento, etc., pero ya todas las clases están volviendo a presenciales, esa parte de compartir en las clases te ayuda a que veas como estas, y cual es tu realidad.

Mantén los mejores hábitos que puedas para conservar unos hábitos alimenticios saludables.

Recuerda el momento presente.

Dedicar tiempo a ser consciente de uno mismo y de tu entorno es una buena estrategia para darse cuenta de lo que favorece o no a tu bienestar.

Y por eso quiero compartir contigo el curso presencial de 4 horitas que voy hacer este mes de julio

Vivir el presente autocuidado con herramientas prácticas para este verano…….

INSCRIPCIONES