La nueva normalidad no la acepta el cuerpo

Hace ya tres meses que murió mi padre, se fue sin saber del coronavirus, ni de la pandemia, ni de mascarillas. En sus últimos días me miraba y se que me decía: “ya no me das un beso ni un abrazo cuando te vas”, salía todos los días llorando, claro eso era lo que tocaba, y a veces lo comentaba con alguien y me decía: “haces bien, así no se contagia” a mi me parecía fatal, si igual se ha de morir pensaba yo, y solo me pide un abrazo, pues sí se los di, y ahora me arrepiento de no haberle dado mas, mi padre al final no murió de coronavirus, su corazón grande dejó de latir.

Y la vida sigue; pero yo sigo sin creer que esta llamada nueva normalidad sea algo a lo que me vaya a acostumbrar. Esa nueva normalidad sin cuestionarnos nada, nadie habla de construir , de mejorar la salud de las personas, de como mejorar ya las residencias de ancianos, esto ultimo no aparece en ningún debate, es que el bicho no se ha ido y va a volver a pasar , pero claro como son mayores, son menos resistentes y mas débiles, también es lo que toca, y de nuevo solos y sus cuerpos solo piden ser abrazados, sostenidos en sus últimos instantes… quizás nos tengamos que plantear y no hacer como que nada ha pasado y preguntarnos ¿como vamos a convivir unos con otros? Porque no se les puede dejar solos.

Y la nueva normalidad te dice que no abraces en publico, porque eres un peligro, y los niños vuelven a las escuelas , a ese lugar donde aprender es un intercambio social, donde esos primeros años el aprendizaje con todos los sentidos nos marca, en los niños el cuerpo juega un papel esencial en las bases y cimientos del equilibrio como adulto. Uno encuentra al diferente en la escuela, y ahi donde se crea ese espacio especial para el aprendizaje, pues de momento esto esta en suspenso, tendremos que redefinir el concepto de escuela.

Y los niños no abrazan a sus abuelos, y los abuelos tienen miedo de sus nietos. Esta sociedad tan longeva, algo que nos debería hacer sentir orgullosos, quizás no sabia que eso también le daba la vida.

Si es difícil para un adulto, no puedo ni imaginar lo difícil que debe ser para los niños y jóvenes, no te acerques, no grites, no cantes, todos nuestros sentidos los expresamos en la cara y yo cada vez veo mas miedo.

Nuestro miedo a los cuerpos de los demás no es nada nuevo y la humanidad tiene una larga y lamentable historia de señalar a algunas figuras como más aterradoras que otras, ya sean los musulmanes después del 11 de septiembre, los solicitantes de asilo, o la demonización sistemática y continua de la gente negra.

Pero la naturaleza universal de la COVID-19 hace que los cuerpos sean virtualmente indistinguibles unos de otros, haciéndonos a todos vulnerables y peligrosos al mismo tiempo.

Nuestro miedo al COVID-19 es inherentemente visceral, firmemente arraigado en nuestra memoria muscular, haciendo que nuestro recién adquirido miedo de unos a otros sea aún mas difícil de quitar.

¿Pero cómo navegarán nuestros cuerpos por los espacios comunes una vez que estas barreras protectoras caigan? ¿Cómo harán los viajeros para sentarse fácilmente uno al lado del otro en los autobuses, trenes y aviones, sin la sensación de miedo que recorre sus cuerpos ante la perspectiva de un vecino contagioso? ¿ cómo serán las fiestas de cumpleaños? ¿como despediremos a nuestros seres queridos? ( Fue todo un aprendizaje despedir a mi padre durante este confinamiento…)

¿Es nuestra nueva normalidad un mundo donde los rostros están ocultos a la vista, los sentidos embotados por guantes de plástico y la posibilidad de contacto humano protegido por un cristal protector? ¿Cómo se las arreglará nuestro cuerpo? ¿Y cómo se las arreglará nuestro nuevo mundo, más frágil y más higiénico, con todos estos cuerpos?

De momento tengo mas preguntas que respuestas, pero he de confesarte que el trabajo que hago de Inteligencia corporal es mas util que nunca, mi destino ahora , es compartir contigo estos conocimientos, aliviar dolor y sufrimiento, ganar flexibilidad y vitalidad, vivir de una manera mas consciente, antes que morir de miedo.
¿ Tú qué piensas?
Con aprecio
Bibiana

Te dejo las formaciones que voy a hacer durante el mes de Septiembre

INTELIGENCIA CORPORAL CLASES PRESENCIALES
INTELIGENCIA CORPORAL CLASES ONLINE